Bitácora

¿Qué es crear para mí?

Los términos que más relaciono afines a la creación atraviesan las ideas de evolución, crecimiento y construcción, motivados desde los estímulos, la curiosidad y la necesidad

Los términos Formgivning (del danés “creatividad”): dar forma a algo que aún no se le ha dado forma y Herausforderung (alemán) cuyo significado es ser llamado a crecer de dentro hacia afuera, están estrechamente enlazado con la concepción del pensamiento como un acto de creación en sí mismo. Sin embargo este pensamiento se ve condicionado por un contexto, una historia, educación y valores que enmarcan en un bagaje cultural la visión que creamos con nuestro intelecto, el qué, el cómo, el dónde y el porqué hacemos lo que hacemos, o más bien, creamos lo que creamos. Cuando hablamos de herausforderung hablamos de pulsión y de apertura.

Crear es el pulso que nunca desaparece. ¿Qué crearé ahora?”.

Paula Scher

Sin embargo el acto de crear comienza con un estado de conexión e inspiración al momento de idear, imaginar y proyectar lo que nos lleva a buscar la forma de dar a luz esa idea y consecuentemente materializarla. La concreción de una idea nos hace posible transmitirla. Sobre esa transmisión puede ocurrir una traducción, una nueva invención o la fusión de las mismas para formar parte de una construcción más compleja. Byun-Chul Han con la hermenéutica interpreta y lleva a su terreno conceptos que ya han sido elaborados anteriormente y crea una obra filosófica nueva. Estos conceptos ya existentes creados por otros pensadores pueden ser transformados y reinterpretados infinidad de veces gracias a la reminiscencia que los hace perdurar y que permite que sobre ellos se creen nuevas variables.

La mejor manera de prever el futuro es inventándolo”.

F.F Coppola.

Nada es creado desde la nada misma, “todos vivimos implicados en un proceso de fabricación de futuras construcciones de nosotros mismos” diría Mark Lerner. Entonces podemos concluir que la creación es infinita y se da en un loop temporal que nos excede, esta en nuestra naturaleza y nuestra biología, el universo en constante transformación se crea así mismo y así mismo se destruye. ‘No Crear’ sería la quietud, la complacencia, la procrastinación pero deberíamos incluir cada célula y cada átomo del universo, frenarlo en una pausa que abarcara todo. Pero si lo lleváramos a ese extremo sería imposible poder dar una conclusión que nos permitiera avanzar sobre el cometido que es trabajar en el Crear como contraposición del ‘No Crear’

Abordándolo desde esta perspectiva, ‘No Crear’ sería la negación misma, la evasión al cuestionamiento. 

Patricia Ramos (UBA) en ‘Fragmentos de conversaciones sobre diseño y creatividad’ nos explica “Cuando algo no se interroga, se enquista. Entonces, después funciona como dogma y no sabés cuándo empezó. Todo lo que sea cerrado o no cuestionado es enemigo de la invención.” Por eso concluyo que ‘No Crear’ es el dogma como núcleo fijo, perfecto e inmutable en sí mismo que habilita la vacuidad como una certeza absoluta completando con inciertos y evitando que nos cuestionemos en pos de la creación y la evolución.

Sin lenguaje no hay creatividad”.

Freud.

No Comments

    Leave a Reply